Comentarios al AireNacionalSin categoríazDestacado

La integración de Lilly Téllez al PAN, un acto de «traición» a morena que se veía venir.

Por Avse Fernando Flores

¿Lilly Téllez traicionó a morena? ¿ Porqué es aún Senadora? ¿Qué dirán los electores que votaron por ella? Son preguntas que decenas de miles de militantes y simpatizantes de morena se están haciendo el día de hoy y desde hace ya varios años ante la salida, traición y abandono del proyecto de más de un personaje.


Se puede señalar con justa razón, que la llegada de Lilly se debió tal vez al apadrinamiento de cierta dirigente partidaria o cierto político de añeja trayectoria por la que también muchos personajes llegan o no a una candidatura y a una posición de elección popular. Sin duda todo tiene algo de verdad, pero hay algo que lo explica de otra manera y que a veces se deja de lado, sin tomar en cuenta su gran importancia.


Me refiero a la falta de cuadros políticos y organización partidaria hacia dentro de morena sumado a un claro menosprecio hacia gran parte de la militancia a la hora de elegir candidatos, menosprecio que también se da entre pares, se quiere actuar no muy diferente a como el viejo régimen actuaba.

Se elige cierto color de piel, estatura, porte, cierta posición económica, cierta formación, para tratar de fabricar o dar forma a un «producto» que se va a intentar vender en el «mercado» de la política, dirían algunos, dejando de lado y como de muy poca importancia el haber caminado las calles, el recorrer el casa por casa o el acompañar sincera y comprometidamente movimientos reivindicativos, sin tintes oportunistas y politiqueros que también abundan.


Se da por sentado que los «perfiles», las «encuestas» son lo más importante a la hora de elegir candidatos, sin someterlos realmente a un escrutinio de valores, ética, congruencia y actuar político por lo menos en los últimos 5 o 10 años en los que un sujeto ha tenido una vida pública o de militancia en el partido así como en movimientos sociales o colectivos.

Por eso llegan a una curul, a un puesto de dirigencia, siendo incapaces de entender y representar a su electorado, a la ciudadanía que deseosa de cambios profundos de los que ya está harta, estos personajes improvisados por el oportunismo político son incapaces de seguir o creer en el programa de lucha del partido que los postula o dicen representar. Quieren seguir haciendo las mismas cosas que tanto criticaron o callaron maliciosamente.

Hoy las redes sociales estallaron en polémica dejando de manifiesto la urgente necesidad de repensar el o los cómo, se eligen candidatos (prácticamente en la mayoría de los partidos), porque no basta que se digan «lopezobradoristas» como actualmente se definen muchos que se acercan a morena, Lilly Téllez lo decía, otros tantos lo decían también y cada militante de morena podrá tener más de un ejemplo en sus estados, municipios o localidades, donde conocerán a más de un personaje «lopezobradorista» que fue incapaz de entender y de apoyar a los grupos minoritarios, de acompañar reivindicaciones a las que hoy urge dar solución, de votar en contra alguna ley que afectaba el interés de la ciudadanía o hasta de proponer leyes injustas y violatoria de derechos humanos en el peor de los casos.


La discusión que hoy vivimos en el debate público es el erradicar la corrupción, la violencia de género, el racismo, el clasismo, la desigualdad, los ecocidios y un sin número de males sociales que aquejan a millones de personas. Estos males no podrán ser enfrentados por quienes los representan de manera abierta, disimulada o encubierta desde candidaturas obtenidas en la opacidad, el compadrazgo, acarreo o en la mentira.

Lilly Téllez fue hoy el personaje que junto a otros tantos ponen en la palestra este tema para discutirlo ampliamente y de manera urgente, sobre todo ahora, en que se acercan los tiempos electorales y que, ante ambiciones personales, de grupo o de intereses creados, intentaran otra vez colocar a quienes les ofrezcan no cambiar al régimen sino volverse sus cómplices.

Por el momento es claro, todos los que brincan de partido de un día para otro estando en funciones, cometen fraude a sus electores, los traicionan abiertamente junto al partido que los postula, entendiendo por partido, a la militancia que conoce, practica, sigue sus principios, programa y estatuto. Y también es un llamado urgente para que los que no lo conocen lo hagan, los estudien los discutan y los pongan en acción.

Así evitaremos en mayor medida más casos como los hoy vividos.

Etiquetas
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios