Asalto de PáginaOpiniónzDestacado

VIOLENCIA E INSEGURIDAD EN CORREGIDORA Y HUIMILPAN

Querétaro, Qro., a 23 de marzo de 2020 – Cobro de cuotas por derecho de piso por 50 mil pesos, levantones, balaceras, ataques armados, homicidios, desapariciones de personas y toque de queda impuesto por integrantes del crimen organizado, se ha normalizado en las comunidades de los municipios de Corregidora y Huimilpan que colindan con Guanajuato y Michoacán, sin que las autoridades de los tres niveles de gobierno detengan este infierno.

Disputa territorial

Diversas comunidades rurales de los municipios de Corregidora y Huimilpan están siendo escenario del enfrentamiento entre los cárteles de Santa Rosa de Lima (CSRL) y el de Jalisco Nueva Generación (CGNJ), debido a que el segundo disputa al primero la extracción de huachicol de los ductos de Pemex que pasan por esta zona, así como el control del narcomenudeo en la región. Los lugares más inseguros y con mayores índices de violencia es Bravo del municipio de Corregidora y Ceja de Bravo, Buenavista y San José Tepuzas del municipio de Huimilpan.

Y es justamente la cercanía de los estados de Guanajuato y Michoacán lo que ha desatado la inseguridad y la violencia extrema que se sufre de manera cotidiana en estas entidades colindantes con Querétaro. Aunque las autoridades queretanas niegan públicamente la incidencia y la presencia en nuestra entidad del CSRL y el CJNG, lo cierto es que ambas corporaciones del crimen organizado se disputan esta zona, al igual que lo hacen en Guanajuato y Michoacán, con una violencia inusitada.

Bitácora de la violencia

A pesar de la presencia de las policías municipales, la policía estatal, el Ejército y la Guardia Nacional, la violencia no sólo no disminuye, sin que se incrementa. Algunos de los eventos más violentos se han dado de mediados del año pasado a la fecha.

En Ceja de Bravo han sido asesinadas 6 personas. El 26 de julio fue recibido a tiros un grupo de policías estatales, muriendo dos de ellos. El 27 de septiembre, fueron abatidos dos hombres de la propia comunidad, quienes al parecer estaban involucrados con la extracción y venta de huachicol y, el 18 de diciembre, también fueron baleadas dos personas que fallecieron.

El viernes 6 de marzo, María del Carmen Rivera Aguillón, de 23 años de edad, desapareció de Ceja de Bravo, en un suceso dado a conocer por familiares y amigos a través de las redes sociales, aunque algunos de los vecinos de esta comunidad mencionan que fue sacada de su casa de manera violenta.

Foto: Cortesía

En cuanto a la comunidad de Bravo, municipio de Corregidora, el 18 de diciembre fueron asesinados dos hombres por un grupo de hombres armados a bordo de dos camionetas quienes balacearon a dos negocios de la comunidad y, en días anteriores, hubo una serie de narcomensajes entre el Cartel de Santa Rosa de Lima y el Cartel de Jalisco Nueva Generación, en los que amenazaban a los lugareños de no apoyar a uno y otro grupo.

En Buenavista, el 29 de febrero fue asesinada una persona, en un local de maquinitas. El agresor huyó en una camioneta Silverado.

Derecho de piso

El miércoles 11 de marzo, de acuerdo con diversos testimonios de los lugareños, entró gente con armas de grueso calibre a estas comunidades, a los locales de tortillerías, ferreterías, fondas, tiendas y otros pequeños negocios para exigir cuotas de 50 mil pesos mensuales por concepto del pago de derecho de piso por cada local, además de ordenar que sean desmontadas las cámaras de vigilancia que cada comerciante colocó para su propia vigilancia. También impusieron el toque de queda a partir de las ocho de la noche.

Ante la amenaza, los dueños de los locales decidieron cerrar sus establecimientos, sobre todo a partir de que en estas comunidades ha sido vista una camioneta negra mate con hombres vestidos de negro, encapuchados y armados, provocando el terror entre los lugareños.

Los habitantes de estas comunidades han reportado al 089, número telefónico del Gobierno del Estado de Querétaro, diversas denuncias anónimas sobre lo que está ocurriendo en la región, sobre todo, a partir de la gente armada que llegó a cobrarles la cuota de 50 mil pesos por el derecho de piso.

Es de tal magnitud la violencia y la inseguridad en Bravo, Ceja de Bravo, Buenavista y Tepuzas, que los lugareños están preparando sus pertenencias para emigrar a otros municipios del estado, a otros estados e, incluso, la gente que tiene documentos de Estados Unidos, se irá a aquel país.

En opinión de Agustín Escobar Ledesma

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios