Asalto de PáginaLocalOpiniónzDestacado

EL CAFÉ DEL FONDO

Por: Agustín Escobar Ledesma

El libro Memoria del Café fue posible, gracias, a quienes enviaron sus testimonios escritos, además de las imágenes que también fueron incluidas en esta la edición. Mención especial a Elsa Doria Martínez, fundadora del Café del Fondo e integrante de la economía solidaria; al profesor Raúl Ríos Olvera, Coordinador de Radio Universidad; al maestro Arturo Marcial Padrón, Director de Comunicación y Medios; al maestro Luis Alberto Fernández García de la Secretaría Particular de la UAQ y a la doctora Teresa García Gasca, Rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, funcionarias y funcionarios universitarios que apoyaron y financiaron el proyecto editorial que nos congrega.
También va mi agradecimiento al maestro Kevin Simon Delgado por moderar esta presentación.


Son 49 coautoras y coautores de fotografías, cartones y textos de Memoria del Café, que conforman la memoria histórica de lo que fuera El Café del Fondo, cerrado por la pandemia en 2020 e inaugurado 34 años antes, en 1986, cuando, hasta donde la vista alcanzaba, gobernaba el partido único que en aquellos años parecía monolítico, eterno.
En esta icónica cafetería, de nuestra querida amiga Elsa Doria Martínez, se dieron cita los más diversos grupos y subgrupos de las izquierdas queretanas: comunistas, socialistas, trotskistas, maoístas, teólogos de la liberación, feministas, neozapatistas, anticapitalistas, defensores de los derechos humanos, e integrantes de la comunidad LGBTTTI+, así como ajedrecistas, sin descartar ociólogos y espías, en contraposición a las personas asiduas a plazas comerciales y penitentes de iglesias y centros de oración. Es decir, el café, fue una ínsula en medio del océano tradicional queretano.


Entre las y los autores de Memoria del Café, se encuentran textos de la autoría de periodistas, como Mary González Hernández quien, lamentablemente falleciera en días pasados y estas páginas conservan lo que tal vez fue el último texto que escribiera, así como escritoras y escritores, teatreras y teatreros, fotógrafos, músicas y músicos, poetas, pintores, ajedrecistas, videoastas, cantautores, moneros, activistas sociales, promotoras y promotores culturales, enfermeras y otras personas que convirtieron este espacio en su propia casa, gracias a la inconmensurable generosidad de Elsa.
El Café del Fondo fue un foro de discusión pública de los sueños, ideas, aspiraciones y propuestas de izquierda, que dio continuidad a la librería y cafetería “Tata Vasco”, incendiada a finales de los años setenta por la piadosa gente que se da golpes de pecho, la misma que unos años antes, en 1967, expulsó al entonces rector de la UAQ, nuestro querido Hugo Gutiérrez Vega, a quien, entre otras acusaciones, lo señalaban de envenenar la mente de la juventud queretana, ser comunista y, sobre todo, de ser promotor del pansexualismo.
En estas páginas encontramos el texto de Kevyn Simón Delgado, investigador acucioso de las actividades de los humillados y ofendidos de Querétaro, quien nos da cuenta de las reuniones de los protagonistas de los movimientos populares y las izquierdas locales en este espacio conducido por Elsa Doria Martínez quien, en seguimiento de la economía solidaria, construyó un lugar incluyente de diálogo continuo.


Todos los textos son valiosos, pero, en particular, leí con gozo Apuntes de un ajedrecista, de Sergio Olvera León que nos describe una serie de personajes carnavalescos. Por ejemplo, Stick, un adulto mayor con muchas tablas en el arte del ajedrez y El Mago, jugador que llegaba a la cafetería maquillado de payaso, con grandes zapatos rojos, peluca verde, nariz verde que, serio, se concentraba en los movimientos de peones, caballos y torres del tablero.
Además, este espacio particular de la cafetería que pudiera haber parecido el club de Toby, en realidad estaba abierto a la participación femenina. Aquí jugaron Eva, Marioli, Araceli, Laura, Alicia y Teresita Mejía, jugadora olímpica en Filipinas.
Otro de los personajes descritos por Sergio Olvera León es Chucho Fichas, emisor de constantes frases ingeniosas, quien tarareaba una canción mientras jugaba ajedrez. Sin embargo, cierto día Chucho Fichas, salió del Café del Fondo… y, ya no les digo qué le pasó para que lean el relato de Sergio.
Mejor agradezco su paciencia y su presencia en esta presentación del libro Memoria del Café, porque, como bien decía el maestro Hugo Gutiérrez Vega, en la cárcel, el hospital y la presentación de libros, es donde se conoce a los amigos. Gracias.*


*Texto leído durante la presentación del libro “Memoria del Café”, en el Patio de los Naranjos de la Facultad de Filosofía, de la UAQ, la lluviosa tarde del viernes 25 de junio de 2021.

SIC mx

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios