Asalto de PáginaLocalNacionalzDestacado

JURIQUILLA: FIDEICOMISOS, DESPOJOS Y DESALOJOS

Por: Agustín Escobar Ledesma

La madrugada del miércoles 15 de junio de 2022, las autoridades desalojaron a 240 familias del predio La Cuadrilla, ubicado en Juriquilla, delegación Santa Rosa Jáuregui, Querétaro. Del lugar fueron echados por la fuerza pública no sólo los precaristas engañados por líderes que les vendieron lotes de manera irregular, sino también fueron desalojados quienes son hijos o nietos de los antiguos peones (recibían un pago por su trabajo) y medieros (trabajaban las tierras patronales a cambio de la mitad de la cosecha agrícola) de lo que fuera la hacienda de Juriquilla.

Aquel mismo día, en rueda de prensa en la Casa de la Corregidora, la secretaria de gobierno de Querétaro, Guadalupe Murguía Gutiérrez dio a conocer que los terrenos de La Cuadrilla serían restituidos a sus dos “legítimos propietarios, maestras, maestros y personal de la UAQ y sociedad queretana” (sin embargo, no señaló a qué persona física o moral se refería bajo el concepto de sociedad queretana, aunque más adelante dijo que en el lugar había una escuela de la USEBEQ). También mencionó que, en 1977, hace 45 años, “el gobierno del estado donó 261 lotes de terreno a personal docente y administrativo de la UAQ”.

Además, señaló que hace cuatro años, en 2018, maestros y personal de la UAQ y la USEBEQ, interpusieron denuncias por la invasión de los terrenos de La Cuadrilla, a raíz de lo cual, las autoridades desalojaron a las familias que invadieron los lotes y, entre otros, detuvieron a Juan Bailón Centeno, presunto promotor de la ocupación ilegal de los mismos.

De manera inmediata, el mismo 15 de junio, la rectora de la UAQ, Teresa García Gasca, desmintió en un comunicado oficial a la secretaria de gobierno, puntualizando “Estos terrenos no tienen relación con la Universidad, sino que se trata de un tema entre particulares”.

De acuerdo a la investigación realizada para este reportaje, los universitarios beneficiados con los terrenos estuvieron representados por una asociación civil y no por las autoridades de nuestra máxima casa de estudios.

Los descendientes de los peones y medieros

La disputa de los predios de La Cuadrilla, se remonta a principios del siglo XX, según lo ha venido denunciando Francisco Javier Ledezma Espinosa, quien refiere que Bernabé Loyola, el último dueño de la Hacienda de Juriquilla, ante la inminente creación del ejido, vendió el casco de la misma y cedió, de manera verbal, a los 187 peones y medieros a su servicio, un manantial para riego y los predios identificados como Cerrito La Cuadrilla, El Uñagatal, La Rica, El Maguey y Azteca.

La cesión de los predios a peones y medieros fue a título de indemnización por haber trabajado con el hacendado durante décadas; la entrega fue de manera gradual, peones y medieros primero tenían que entregar el cincuenta por ciento de la producción agrícola al hacendado, después el treinta por ciento y, al final, la producción total quedó en manos de los jornaleros, así como las tierras.

Ledezma Espinosa también señala que en 1933 fue creado el ejido de Juriquilla, bajo el nombre de Emiliano Zapata, con resolución de 1976 y que, en 1979 fue formalizado.

Los fideicomisos

La Cuadrilla está en un sitio de alta plusvalía y son alrededor de 200 hectáreas que están en disputa por diferentes actores. En esa zona de Juriquilla, el precio del metro cuadrado la convierte en un bocado muy apetecible para los desarrolladores inmobiliarios que también se encuentran en la contienda del sitio, al parecer, apoyados por el gobierno del estado.

De acuerdo a la investigación realizada por Francisco Javier Ledezma Espinosa, presidente del Comité de Colonos del Pueblo de Juriquilla e hijo de un expeón de la exhacienda, la familia Torres Landa y después el gobierno del estado, vía la constitución de fideicomisos, se confabularon para despojar a quienes son los legítimos propietarios del lugar y habían mantenido la ocupación de varios predios hasta el 15 de junio en el que fueron desalojados.

Las presiones no se han hecho esperar para quien se ha convertido en activista por los derechos agrarios de los habitantes del pueblo de Juriquilla. En febrero de 2021, Ledezma Espinosa, fue confrontado por un enviado de la familia Torres Landa, quien lo conminó para que desistiera en la lucha en recuperar el predio de La Cuadrilla.

Sin embargo, a pesar de la advertencia, Ledezma Espinoza ha continuado investigando en los archivos locales y el Registro Público de la Propiedad, en donde localizó dos fideicomisos que consignan cómo operan los integrantes del poder político y económico.

El 17 de octubre de 1972, la familia Torres Landa constituyó en la Notaría Pública 128, del entonces Distrito Federal, el fideicomiso “Jurica Unidad Turística e Industrial Sociedad Anónima”, señalando como propios los terrenos de la zona.

Cuatro años después, el 18 octubre de 1976 el gobernador Antonio Calzada Urquiza (1973-1979) y el secretario de gobierno, Fernando Ortiz Arana, constituyeron el fideicomiso “Cumbres de Guadalajara S.A.”, en la Notaría 19 de Querétaro, para realizar la donación de los terrenos de La Cuadrilla al gobierno del estado, es decir, a ellos mismos.

Donación al gobierno del estado

Una vez integrado el fideicomiso, “Cumbres de Guadalajara”, el gobierno se autoadjudicó el predio bajo la siguiente justificación: “Que bajo la partida 145, libro 85-A, tomo XIV, Sección Primera inscrita en el Registro Público de la Propiedad, con fecha 16 de diciembre de 1976, se encuentra la escritura de donación a favor de Gobierno del Estado de dos fracciones pertenecientes a la fracción Tercera de la Ex-Hacienda Juriquilla de esta ciudad, con superficies de 108,258.00 m2 y 91,742.00 m2, arrojando entre ambas una superficie total de 200,000.00 metros cuadrados”.(La Sombra de Arteaga, periódico oficial del gobierno de Querétaro, 30 de abril de 2003).

La publicación oficial no menciona qué persona física o moral donó al gobierno del estado las 200 hectáreas de los terrenos que pertenecieron a la exhacienda de Juriquilla y tampoco consigna el número de la escritura de la donación. Lo más probable es que los donantes hayan sido los integrantes del fideicomiso “Cumbres de Guadalajara”, creado, curiosamente, dos meses antes de la donación, lo que pareciera ser una autodonación del gobierno de Antonio Calzada Urquiza.

Expropiación de La Cuadrilla

Un año después de la donación de las 200 hectáreas al gobierno del estado, Antonio Calzada Urquiza, expropió la superficie de terreno conocida como La Cuadrilla, sin embargo, el periódico oficial La Sombra de Arteaga, no consigna a qué persona física o moral se le expropió y tampoco la cantidad de terreno expropiado: “Por Decreto del Ejecutivo de fecha 15 de agosto de 1997, publicado en el Periódico oficial de Gobierno del Estado No. 34 de fecha 22 de agosto de 1997, se expropió una superficie de terreno conocida como La Cuadrilla, ubicada en la Delegación de Santa Rosa Jáuregui, con el propósito de regularizar a los fraccionamientos La Cuadrilla Primera Sección y La Cuadrilla Segunda Sección”. (Ídem).

Donación a trabajadores de la UAQ

La Sombra de Arteaga consigna los lotes donados a docentes y personal universitario de la UAQ. Dice: “Que en el año de 1987, se elaboró por parte de la Dirección de Catastro, proyecto de lotificación de la superficie referida en el inciso anterior [200,000.00 m2, es decir, 200 hectáreas], habiendo donado Gobierno del Estado a trabajadores de la Universidad Autónoma de Querétaro un total de 261 lotes que se encontraban inmersos dentro del proyecto citado, al que se le denominó en forma extra-oficial como Fraccionamiento La Cuadrilla”. (Ídem).

De acuerdo a La Sombra de Arteaga, del 23 de abril de 2003, la donación de los 261 lotes a los universitarios, fue a partir del “Convenio de Concertación celebrado entre Gobierno del Estado, Municipio y la Asociación de fecha 27 de agosto de 1996”.

Más adelante, el periódico oficial señala que la constitución formal de la “Unión de Colonos La Cuadrilla A.C.” fue ocho años después, el 15 de marzo de 1989, cuando los universitarios beneficiados se constituyeron mediante escritura pública 41,041, en la Notaría 8 de la ciudad de Querétaro, inscrita bajo la partida 158 del Libro Tercero, Sección 5A del registro Público de la propiedad y del Comercio, así lo consigna La Sombra de Arteaga, del 23 de abril de 2003.

Veintiséis años posteriores a la donación, el periódico oficial del 23 de abril de 2003, publicó la autorización municipal a la “Unión de Colonos La Cuadrilla A.C.”, de la licencia de ejecución de obras de urbanización del fraccionamiento La Cuadrilla Sección, con superficie total de 67 hectáreas y La Cuadrilla Segunda Sección, con una superficie total de 36 hectáreas, “Mismas que deberán ser concluidas dentro de un plazo que no excederá de dos años a partir del presente, en caso contrario deberán renovarse”.

En aquel año, 2003, el presidente de la “Unión de Colonos La Cuadrilla A.C.”, era Antonio Ayón Rodríguez, quien fuera secretario general del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma de Querétaro, Supauaq, en dos periodos, 1978-1980 y 1982-1984.

La Sombra de Arteaga del 30 de abril de 2003, también publicó una lista de 20 de los 261 universitarios, integrantes de la “Unión de Colonos La Cuadrilla Juriquilla A.C.”, en la que figuran algunos exrectores de la UAQ, que fueron beneficiados con lotes que van de los 60 a los 240 metros lineales (sic).

La lista inicia con el Lic. José Guadalupe Ramírez Álvarez, 210; Profr. Bonifacio Sánchez, 220; D. Leopoldo Martínez Cosío, 180; Dir. Juan de Mendiola, 85; Ing. Edmundo de la Isla, 240; D. Mariano Riva Palacios, 208; Ing. Salvador Vázquez A., 167; D. Diego Abad, 85 y Dr. José de Soria, 100.

En la relación también están D. Pablo Cabrera, 140; D. Juan González, 199; D. Francisco Rodríguez, 240; Dr. Octavio Mondragón, 140; Lic. Hugo Gutiérrez Vega, 135; C.P. Salvador Septién, 135: Lic. Alberto Macedo Rivas, 135; Quim. Dionisio Maciel Landaverde, 196; Dr. Héctor Fix Zamudio, 60; D. José Antonio de la Vía, 70 y D. Tomás Noriega, 228.

Al, parecer, ninguno de los 20 universitarios de la lista anterior vive y, es probable que la Unión de Colonos La Cuadrilla ya no exista, puesto que han transcurrido cuarenta y cinco años desde que le fueron donados los terrenos. Sin embargo, se infiere que algunos de los 261 lotes, les fueron entregados a los trabajadores universitarios en años posteriores a 1976.

Algunos de ellos, que actualmente son pensionados, refieren que no tomaron posesión de los predios y que fueron informados del beneficio por las autoridades universitarias de aquel momento y en las asambleas del Steuaq y que tampoco les fueron entregados documentos (escrituras o contratos de compra venta o de donación) que los amparen como propietarios de los mismos.

Lo cierto es que, al igual que los hijos o nietos de los expeones de la exhacienda, también están dispuestos a luchar por los lotes y están a la espera que el gobierno del estado se los restituya, tal y como lo señaló Guadalupe Murguía Gutiérrez, secretaria de gobierno, en rueda de prensa el 15 de junio pasado.

Fideicomiso QroNos

En Querétaro, los fideicomisos han sido instrumentos de despojo, utilizados por quienes detentan el poder político y económico, de acuerdo a lo denunciado por la familia Ordóñez hace más de 20 años.

De acuerdo al reportaje publicado por la revista Proceso (5/dic/1999), el exgobernador Enrique Burgos, en 1994, expropió, por causa de utilidad pública, 700 hectáreas, ubicadas en lo que ahora es el Centro Sur de Querétaro, pertenecientes a la exhacienda La Providencia, propiedad de la familia Ordóñez.

Enseguida de la expropiación, el propio gobernador creó el Fideicomiso Promotor de Proyectos Económicos y de Bienestar Social QroNos, para vender el predio a la empresa Centro Sur SA de CV, en más de cien millones de pesos.

La directora del fideicomiso QroNos, era Guadalupe Murguía Gutiérrez, quien ahora es secretaria de gobierno y que el pasado 15 de junio, estuvo al frente del desalojo del predio La Cuadrilla.

De acuerdo a lo publicado en el reportaje de la revista Proceso, con la expropiación y la venta de terrenos de la exhacienda La Providencia, se beneficiaron el propio gobernador Enrique Burgos García y su hermano Hugo, Salvador Sánchez Alcántara, propietario de la línea de Autobuses Estrella Blanca y deudor del Fobaproa, el grupo ICA, Virginia Ortiz Arana y los dueños de por lo menos 20 establecimientos comerciales que van desde Mega Comercial Mexicana, Kentucky Friend Chicken, sucursales de casi todos los bancos y Gigante.

En 2020, a iniciativa del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el Senado desapareció los fideicomisos federales bajo la justificación que eran instrumentos utilizados para la manipulación, el engaño y la corrupción. Sin embargo, los fideicomisos del estado de Querétaro, continúan vigentes.

SIC mx

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios