Desde las leyes y el sentido comúnOpinión

La economía mexicana vista desde la Constitución

Por: Miguel Nieto Escudero

Nuestras leyes constitucionales nos definen una economía con respeto a los derechos económicos individuales y colectivos, sobre la línea principal de las libertad de trabajo, libertad de comercio y la libertad para concurrir a cualquier actividad productiva de cualquier sector económico.    

La Constitución nos dirige a construir y reconstruir  nuestro Proyecto Nacional en todos los aspectos; y en el terreno de la economía nos obliga por ley a planificar nuestro desarrollo, a eficientar nuestra economía, a superar el atraso, las carencias económicas más extremas y la pobreza de amplias capas sociales; la ley nos obliga al uso correcto de todos los recursos naturales y económicos nacionales; a impulsar y estimular las actividades productivas esenciales del país y de la población; a tutelar el trabajo asalariado, la propiedad particular sobre la tierra y otros factores o medios de producción, en particular tutelar la posesión de la tierra ejidal y comunal, y cuidar el patrimonio familiar del campesino y del trabajador asalariado.

La Constitución estructura nuestra economía en tres sectores fundamentales: el sector público, el sector privado y el sector social; a cada uno de ellos le obliga por ley a participar en la construcción y reconstrucción del Proyecto Nacional en la medida de sus recursos y fuerzas y con las libertades, derechos y obligaciones específicos.

Para los tres sectores es una obligación evitar la construcción de monopolios y realizar prácticas oligopólicas, evitar la especulación, el acaparamiento, la colusión con fines de dominación económica.                                                                                                                      

Se prohíbe también para los tres sectores el uso incorrecto de recursos públicos, el enriquecimiento a través de la corrupción, la omisión de contribuir con los impuestos que los sectores privado y social deben aportar. Se prohíbe la economía basada en el crimen, la delincuencia y las actividades ilegales y peligrosas. 

Aún cuando nuestra Constitución nos da libertades y derechos económicos amplios, no se lee en ninguna de sus páginas que se defina a nuestra economía como liberal y menos aún que se le defina como una economía capitalista. A pesar de la ausencia del concepto liberal en las páginas constitucionales, una corriente muy arraigada la ha interpretado desde el ángulo del liberalismo extremo o neoliberalismo, con el desastre social y económico que tenemos como resultado de esa interpretación liberal extrema.                  

 Nuestra Constitución no es liberal, es más que eso, es magnánima. Y puede ser leída desde muchos ángulos políticos y teóricos, pero su lectura correcta es desde la aplicación social, justiciera y democrática para el progreso democrático de México.

Nuestro país se había petrificado en todos los aspectos por el simple hecho de no cumplir los preceptos constitucionales, o cumplirlos a medias o tergiversarlos. La Constitución debe ser cumplida por todos sin excepción para seguir construyendo nuestro Proyecto Nacional en beneficio de todas y todos sin excepción.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios